Blogia
RUA DOS ANJOS PRETOS

PASTILLAS CONTRA LA ESTUPIDEZ

PASTILLAS CONTRA LA ESTUPIDEZ

Ahora sé que esta Rua tendrá un final, algún día. Nunca esta bitácora se concibió sólo como almanaque, porque uno nunca el viaje acaba y, cuando lo hace, no somos conscientes de ello, excepto algunos privilegiados, que no saben qué decir.

Yo pensaba que nunca acabaría esta trayectoria de la que tan satisfecho me siento, pero veo que sí. A no sé quién se le ha ocurrido que los medicamentos todo lo pueden y que las pastillas son el maná de este siglo que acaba de despertar a la nada. Y ahora han pretendido jugar a ser dioses y han ideado una pastilla contra la estupidez.

Y como la Rua, por mal que les pese a muchos, bebe directamente para cultivar sus caldos mejores de la estupidez ingrata de muchos, pues pronto diremos adiós y echaremos el cierre a las maletas para buscarnos de nuevo y encontrarnos en la sonrisa de otros.

Triste estaba yo y alicaído por esa causa que todo lo puede, con ese comercio de antibióticos contra la estulticia, tan magnánima ella, que haría de los Teatros y las Operas los nuevos templos donde orarle a Dios por habernos dado a Ricardo Reis y a otros tantos como él.

Sin embargo, pronto me ha venido la siguiente reflexión: ¿Y quién es el guapo que se atreve a automedicarse en estos menesteres y se toma un pastillazo porque se reconoce gili del todo (más o menos como el corrector ortográfico de Windows)? ¿Y quién le dirá a Bush o a Mariñas tómese una de estas cada ocho horas? No, mejor cada seis. ¿Se te diagnosticarán por tragarte sin respirar los artículos en el abecé de Juan Manuel de Prada, a quién algún día estimé? ¿Qué médico se arriesgará a decirle a sus pacientes que se las tomen, sabiendo que tienen el brazo tan tonto como el alma o la cabeza y que sacuden con gracia sin igual? ¿Será adictivo para los soldados norteamericanos e israelíes? ¿Habrá demanda suficiente para los guionistas de Hollywood o podrá escaparse siempre alguno para destrozar alguna realidad Marvel?

Y he visto que el mundo de esta rua estaba a salvo, que los vecinos seguirían siendo felices en ella y que queda mucho para que se ponga en unas obras definitivas y eternas, a no ser que nos venga a gobernar Ruiz Gallardón.

Así que, feliz, como hacía mucho que no lo era, he cogido la tarjeta de El Corte Inglés y he ido a comprarle a mi chica un iPod con vibrador sintonizado (OhMiBod: 54 euros según la publicidad – www.ohmibod.com) con la música de los Gotan Project, para que se divierta en esos momentos en los que yo no sé sacarle una sonrisa.

 

p.d. la foto es del venezolano Luis COBELO.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

roger -

Diría que ya no saben ni que inventar, pero creo que les quedan muchos inventos en la chistera, nosotros estaremos atentos..

http://www.mobuzz.com/shows/3053.html

Tom Cruise -

¿Recuerdas cuando es mi cumpleaños?

A.Ocampo (ex-cloe) -

y como se hace para ser tu chica, porque con tamaño incentivo... un ipod con vibrador. Debe ser un lujo tener sexo con ... ponte tu... elvis. O estamos hablando de otro tipo de vibrador? :$
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres