Blogia
RUA DOS ANJOS PRETOS

EL SALMÓN

EL SALMÓN

Cada día que pasa vivo más este extraño destierro que no tiene aposentos. Me siento, infelizmente, extranjero en mi propio país a cada aliento urbano que respiro. Extranjero en cuanto a la forma de pensamiento.

Ser un salmón de las ideas es una idea demasiado perturbadora, que puede conducir a un desove de prejuicios. Qué triste destierro éste: saber que lo que tú piensas no conduce a ninguna parte a los que no saben a dónde van.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres