Blogia
RUA DOS ANJOS PRETOS

EVIDENCIA DEL RUIDO

EVIDENCIA DEL RUIDO

 

Era demasiado bonito para ser verdad. ¿Sería que, finalmente, existía el silencio en Badajoz? Con esa ilusión pagué 25 euros por una hora y media de terapia de relajación en los baños árabes que hace unos meses se abrieron en esta ciudad.

Por sus dimensiones, enseguida supimos que el grupo de gente sería reducido. Finalmente, éramos media docena, con lo que, de organizarnos, tocábamos a dos por piscina. Se ruega en todo momento que se hable en voz baja. Y se cumplió a rajatabla. Sólo que en una ciudad en la que la gente se grita a la cara para contarse los secretos, es evidente que en voz baja significa lo que significa.

No. El silencio en Badajoz no existe.

Y sólo me ha costado cuatro años comprenderlo…

Es impagable, añado, cómo la gente se obliga a decir obvias sentencias y contrastarlas con sus vecinos incluso en estos momentos de soledad, relajación e introspección. Decir que el agua del baño caliente quema o que el agua del baño frío está helada a tu vecino es algo que ya pone en la entrada. Y sin embargo… Cualquiera lleva un tertuliano dentro.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

ElArtistaMadridista -

Que te voy a decir yo!!!! estoy de acuerdo, aquí hablamos demasiado alto...pero ni tanto ni tan calvo macho, que lo tuyo es pa que te pongan el mega bass, suban el volúmen al máximo y enciendan el sound round!! digon!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres